INFORMADORES

Este blog se nutre de informaciones contrastadas de nuestros seguidores reporteros.

Gracias desde aquí a Lidia Medina y Eugenio de la Torre por su colaboración desinteresada.

Si quieres ser uno de ellos ponte en contacto conmigo.

WWW.ASTRONO-MIA.COM

lunes, 14 de marzo de 2011

Este BLOG se une a CIELO NEGRO

14 de marzo de 2011.

Este Blog entra en una etapa de transición con una página WEB hermana. Hemos pensado desde CIENCIA, UNIVERSO Y VIDA, que es mejor unir fuerzas en pos de la verdad, la ciencia y la conciencia, y por eso todas las publicaciones que se llevaban acabo desde este BLOG van a pasar a publicarse en http://www.cielonegro.net




Seguiremos la misma línea editorial pero ahí encontraríes más informaciones para poder pensar luego por vosotros mismos. Más información, más gente... más verdad, más acción.

La intención es crear una página de referencia para todo tipo de investigaciones, noticias y fenómenos extraños o no tan extraños.

También os invito a que paséis por el grupo de Facebook llamado Cielo Negro Leaks y que os agregéis, pues será un punto de reunión para todos a los que nos apasionan estos otros temas.

Y por supuesto que os animéis a contarnos todo lo que os parezca diferente y que os haya ocurrido, accediendo a http://leaks.cielonegro.net/  y contándonos de manera totalmente anónima todas esas "otras cosas".

Espero que la nueva faceta de Ciencia, Universo y Vida os atraiga y atraiga a muchos más amigos.

Un saludo.

martes, 8 de marzo de 2011

Crece la polémica en la NASA por los fósiles extraterrestres encontrados

8 de marzo de 2011 (Dada la importancia de la noticia transcribo literalmente la misma)

La NASA ha hecho público un comunicado en el que se desmarca de la investigación y deja solo a su experto ante las críticas.

Ante la avalancha de comentarios y reacciones al supuesto descubrimiento de «fósiles alienígenas» en dos meteoritos por parte de un reputado científico de la NASA, la Agencia Espacial Norteamericana ha hecho público un comunicado en el que se desmarca de la investigación y deja solo a su experto ante las críticas. Numerosos investigadores han expresado también sus opiniones y, por otra parte, han empezado a llegar a Journal of Cosmology, la revista donde apareció el polémico artículo, los comentarios solicitados por su editor a más de cien científicos para que juzgaran el trabajo.

Pero repasemos la historia, que se está convirtiendo en un auténtico «culebrón científico». El pasado domingo se dio a conocer un artículo de Richard Hoover, del Centro Espacial Marshall, en el que afirmaba que «los complejos filamentos y estructuras» hallados en el interior de dos meteoritos «son los restos de microfósiles indígenas de cianobacterias y otros procariotas».


«Estas bacterias fósiles -decía Hoover- no son contaminantes terrestres, sino restos fosilizados de organismos vivientes que existieron en los lugares de origen de estos meteoritos, por ejemplo cometas, lunas y otros cuerpos celestes». Hoover acompañaba sus conclusiones con extensos análisis y numerosas fotografías en las que se podían ver estructuras de apariencia orgánica, muy parecidas a ciertas bacterias terrestres.

Desde la noche del domingo, ABC se hizo eco de la noticia, no sin antes advertir a sus lectores de que el trabajo de Hoover, igual que otros similares, «han suscitado ya agrias polémicas entre los investigadores» y remitiéndose a las futuras valoraciones de la comunidad científica antes de despejar las dudas sobre el sensacional anuncio.

Ataques contra el artículo de Hoover

Las reacciones, sin embargo, no se hicieron esperar. Paul Myers, biólogo de la Universidad de Minnesota y autor de un prestigioso blog científico, fue de los primeros en atacar con dureza tanto el artículo de Hoover como a la revista que lo había publicado, una página web mantenida por «un pequeño grupo de académicos chiflados y obsesionados con las ideas de Hoyle y Wickramasinghe de que la vida se originó en el espacio exterior y simplemente llovió sobre la Tierra».

Por su parte, Carl Pilcher, director del Instituto de Astrobiología de la NASA declaraba a Associated Press que «no hay nadie en la comunidad científica, y ciertamente nadie en la comunidad de análisis de meteoritos, que haya apoyado estas conclusiones. La explicación más sencilla para los resultados del señor Hoover es que estuvo analizando microbios de la Tierra». Microbios que contaminaron los meteoritos después de su llegada a nuestro planeta.

Además, otras informaciones señalaban que el mismo trabajo de Hoover había sido presentado con anterioridad a revistas científicas de prestigio, que lo habían rechazado. ABC decidió entonces modificar su información y recoger las críticas al trabajo del astrobiólogo de la NASA.

La NASA no puede apoyar este hallazgo

La propia agencia espacial, presionada por los acontecimientos, hizo público un comunicado, firmado por Paul Hertz, director científico del Science Mission Directorate de la NASA en Washington, en el que decía que la agencia «no puede estar detrás, o apoyar un hallazgo científico a menos que haya pasado el proceso de «revisión por pares» o haya sido examinado a conciencia por otros expertos cualificados».

«Este artículo -prosigue el comunicado- fue enviado ya en 2007 al International Journal of Astrobiology. Sin embargo, el proceso de revisión por pares no se completó. La NASA desconoce por completo la reciente presentación del artículo a Journal of Cosmology y su consiguiente publicación. Otras preguntas y cuestiones deberán ser dirigidas al autor del artículo».

Apenas unas horas después intervenía también Rocco Mancinelli, el editor de International Journal of Astrobiology (la revista a la que Hoover había presentado su trabajo en 2007) para corregir el comunicado de la NASA y asegurar que el artículo sí que había pasado el proceso de revisión por pares, y que había sido rechazado.

Sin embargo, y a pesar de las críticas recibidas, los espectaculares resultados anunciados por Richard Hoover no pueden descartarse sin más. Y si bien es cierto que su trabajo no ha sido publicado por revistas científicas de primer nivel, también lo es que tampoco existe ninguna investigación «seria» que aporte pruebas de que Hoover no tenga razón.


Al contrario, durante los últimos años, se han sucedido numerosos descubrimientos (debidamente publicados y aceptqados por la comunidad científica internacional) que demuestran la existencia de numerosos compuestos orgánicos en el espacio, desde aminoácidos a moléculas de carbono. Pequeños pasos que apuntan decididamente a que la vida es posible «ahí fuera».

La propia NASA, que ahora se desmarca de uno de sus investigadores, está gastando miles de millones de dólares para encontrar vida fuera de la Tierra, y actualmente centra sus esfuerzos en Marte y en varias lunas de Júpiter y Saturno, como Encelado, Europa o Titán. Ningún científico serio, además, duda de que esa «vida extraterrestre» es posible, y que estamos muy cerca de encontrarla. Pero la importancia de un hallazgo de tal categoría hace necesario que, antes de hacer un anuncio global, no quede ni la menor sombra de duda sobre la autenticidad del descubrimiento.

Los astrobiólogos (y la propia NASA) tienen la triste experiencia de haber realizado ellos mismos un «anuncio oficial» que después tuvo que ser desmentido. Fue en verano de 1996, y entonces la agencia espacial norteamericana proclamó a los cuatro vientos que se habían encontrado restos de vida orgánica en el interior de un meteorito procedente de Marte, el ALH84001.

La NASA se había equivocado

El propio presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, pronunció un discurso «histórico» el 7 de agosto de aquél año para celebrar el acontecimiento. «Este es el producto -dijo entonces Clinton- de años de exploración y meses de estudios intensivos por parte de algunos de los científicos más prestigiosos del mundo». Menos de dos años después, la revista Science publicaba un estudio que demostraba que la NASA se había equivocado y que una buena parte de los restos detectados en el meteorito marciano eran producto de la contaminación por parte de organismos terrestres.

Se necesita, pues, más investigación y menos ansias de protagonismo. Algunos investigadores han empezado ya a publicar sus comentarios y mensajes en Journal of Cosmology. Y no todos son críticos. Es el caso de Michael Engel, de la Universidad de Oklahoma, quien afirma que «dada la importancia de este hallazgo, resulta esencial seguir buscando nuevos criterios más robustos que la similitud visual (en la que se basa el trabajo de Hoover) para clarificar el orígen de estas notables estructuras».

Fuente de información: ABC.ES

Científico de la NASA encuentra vida extraterrestre en un Meteorito

5 de marzo de 2011

Washington, 5 mar (EFE).- Un astrobiólogo de la NASA afirma haber encontrado pruebas de existencia de vida fuera la Tierra tras hallar evidencias fósiles de bacterias en una extraña clase de meteoritos, según publicó hoy la revista científica "Journal of Cosmology".

El doctor Richard B. Hoover, del Centro Espacial Marshall de la NASA indicó que interpreta este descubrimiento como "un indicio de que la vida está más ampliamente distribuida y que no puede estar restringida exclusivamente a la Tierra".

En declaraciones recogidas por el canal FoxNews, Hoover afirmó que "este es un campo de estudio apenas explorado porque, francamente, muchos grandes científicos dirían que es imposible".


El científico de la NASA sacó estás conclusiones tras sus estudios de más de una década de un tipo de meteoritos extremadamente raro, los CI1, en áreas remotas como la Antártida, Siberia y Alaska de los que apenas existen nueve en la Tierra.

El artículo de Hoover explica sus hallazgos de evidencias fósiles de bacterias similares a las conocidas en la Tierra pero también rastros de micro-organismos desconocidos.

"Lo excitante del caso es que en muchos casos son reconocibles y pueden ser relacionados con especies genéricas ya conocidas, pero algunos son verdaderamente extraños y no se parecen a nada que pueda identificarse", explicó.

Hoover indicó que estos raros especímenes se los ha enseñado a otros expertos y "también se han mostrado perplejos".

En previsión de la polémica que podría generar este nuevo descubrimiento científico, el doctor Rudy Schild, del Centro Astrofísico Harvard-Smithsonian y editor del Journal of Cosmology invitó a miembros de la comunidad científica a comentar el artículo de Hoover.

"Dada la controvertida naturaleza del descubrimiento, hemos invitado a 100 expertos y lanzamos una invitación adicional a más de 5.000 científicos para que revisen el artículo y ofrezcan sus análisis críticos", escribió Schild en la página web de la revista de Cosmología.
Schild afirmó que la intención de la revista es agregar al artículo de Hoover los comentarios remitidos por otros científicos tanto a favor como en contra.

Según el Journal of Cosmology, "los cuidadosos análisis del doctor Hoover aportan evidencia definitiva de vida microbiana antigua en cuerpos astrales alguna de la cual podría ser anterior al origen de la Tierra y del sistema solar".

Hoover se mostró consciente de la polémica y escepticismo que puede generar un descubrimiento de esta magnitud.

"Muchas veces se tarda mucho tiempo antes de que los científicos cambien su manera de pensar sobre lo que es válido y lo que no lo es. Estoy seguro de que habrá muchos científicos que mostrarán su escepticismo", agregó.

Fuente de información: ABC.ES

jueves, 3 de marzo de 2011

Los investigadores españoles a la cabeza de la búsqueda de vida en Marte

En busca de "vida marciana" en Nueva Zelanda

3 de marzo de 2011

Un equipo de investigadores españoles viajará este lunes a Nueva Zelanda para analizar dos regiones con depósitos de sílice y con características similares al planeta rojo en busca de vida.

Los científicos analizarán otras cuatro localizaciones extremas y análogas a Marte para evaluar si estas zonas son capaces de preservar trazas biológicas ya que la Tierra y el planeta marciano fueron muy similares durante su etapa de formación, hasta que se le acabó el combustible interno hace 3.500 millones de años.

El proyecto para buscar vida similar a la que pueda habitar en Marte pertenece al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y estudiará cinco zonas tan distantes como Barbeton en Sudáfrica, el desierto de Atacama en Chile, río Tinto en Huelva, y Parakiri y Rotorua Nueva en Zelanda.

"La integración de todas [las localizaciones] es la que aporta una visión conjunta del entorno marciano", explica David Fernández, responsable del proyecto y paleontólogo del Centro de Astrobiología (centro mixto del CSIC y del Instituto Nacional de Tecnología Aeroespacial).

Las cinco zonas tienen en común que presentan ciertas características análogas a algunos ambientes del pasado en Marte y los investigadores sostienen que la presencia de restos de biomoléculas en minerales formados en estos ambientes será extrapolable a Marte.


Los resultados de este proyecto pueden ser de utilidad para establecer cuáles son las áreas marcianas más adecuadas para encontrar restos de vida. "Si alguna vez hubo vida en Marte, la encontraremos antes o después", afirma Fernández.

Fuente de Información: ELMUNDO.ES
Lee la noticia completa en:

miércoles, 2 de marzo de 2011

El HAARP y su poder destructivo

EL HAARP.

INFORMACIÓN GENERAL:

El High Frequency Active Auroral Research Program o HAARP (programa de investigación de aurora activa de alta frecuencia) es un programa ionosférico financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos, la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA) y la Universidad de Alaska. Su objetivo es estudiar las propiedades de la ionosfera y potenciar los avances tecnológicos que permitan mejorar su capacidad para favorecer las radiocomunicaciones y los sistemas de vigilancia (tales como la deteccion de misiles).

Las actividades del programa se realizan en la Estación de Investigación de HAARP una instalación situada cerca de Gakona en Alaska. El principal dispositivo de la Estación HAARP es el Instrumento de Investigación Ionosférica (IRI, por sus siglas en inglés), un potente radiotransmisor de alta frecuencia que se emplea para modificar las propiedades en una zona limitada de la ionosfera. Los procesos que ocurren en dicha zona son analizados mediante otros instrumentos, tales como radares de UHF, VHF y de sondeo digital, y magnetómetros de saturación y de inducción.

La Estación HAARP empezó a funcionar en 1993. El IRI actual opera desde el año 2007 contratista principal fue BAE Advanced Technologies. Hasta 2008, HAARP había gastado aproximadamente 250 millones de dólares, financiados con impuestos para su construcción y costos operacionales.

El complejo consta de una red de 180 antenas organizadas en 15 columnas de 12 unidades cada una. Proveen una ganancia máxima teórica de 31 dB. Requieren una alimentación total de 3,6 MW. La energía irradiada es de 3981 MW (96 dBW) y cada antena consta de un dipolo cruzado que puede ser polarizado para efectuar transmisiones y recepciones en modo lineal ordinario (modo O) o en modo extraordinario (modo X).

El IRI actual puede transmitir en un rango de frecuencias entre 2,8 y 10 MHz. Este rango está por encima de las emisiones de radio AM y por debajo de las frecuencias libres. No obstante, HAARP tiene permisos para que el IRI transmita únicamente en ciertas frecuencias de su rango. Cuando está transmitiendo, el ancho de banda de la señal transmitida es de 100 kHz o menos. La potencia estimada que puede alcanzar es de 3 GW (3.000.000 W).



La página WEB del HAARP es:

LA CONSPIRACIÓN:

Se cree que el HAARP se está utilizando como arma tecnológica, que puede destruir aviones en pleno vuelo, satélites, realizar cambios climáticos, provocar terremostos y huracanes, e incluso influir en la gente mediante poder mental.

Cierto o no, sabemos que el programa HAARP fue objeto de controversia a mediados de los años 1990, debido a la suposición de que las antenas de la Estación podían usarse como armamento. En agosto de 2002, la tecnología HAARP tuvo una mención como tema crítico en la Duma (parlamento) de Rusia. La Duma elaboró un comunicado de prensa sobre el programa HAARP, escrito por los comités de defensa y asuntos internacionales, firmado por 90 representantes y presentado al entonces presidente Vladimir Putin. El comunicado de prensa indicaba lo siguiente:
"Los Estados Unidos están creando nuevas armas integrales de carácter geofísico que puede influir en la tropósfera con ondas de radio de baja frecuencia... La importancia de este salto cualitativo es comparable a la transición de las armas blancas a las armas de fuego, o de las armas convencionales a las armas nucleares. Este nuevo tipo de armas difiere de las de cualquier otro tipo conocido en que la tropósfera y sus componentes se convierten en objetos sobre los cuales se puede influir".
Y posteriormente el Parlamento Europeo, por su parte, en una resolución de 28 de enero de 1999 sobre medio ambiente, seguridad y política exterior (A4-0005/1999), señalaba que debido a los potenciales efectos de las actividades realizadas por el proyecto HAARP, éstas eran de trascendencia de envergadura mundial, por lo que solicita que sea objeto de una evaluación por parte de STOA en lo que se refería a sus repercusiones sobre el medio ambiente local y mundial y sobre la salud pública en general. En esa misma resolución del Parlamento Europeo, se pedía que se celebrara una convención internacional para la prohibición mundial de cualquier tipo de desarrollo y despliegue de armas que puedan permitir cualquier forma de manipulación de seres humanos.

Como vemos hasta los gobiernos y grandes instituciones no están muy conformes con "los proyectos de investigación" del HAARP. Será que algo hay de verdad.

Si qeréis más información sobre el tema os dejo el enlace a un vídeo que podéis ver en Youtube el cual tiene seis partes, y este es el enlace de la primera parte:


lunes, 28 de febrero de 2011

Estructuras de Civilizaciones en Marte

ESTRUCTURAS DE CIVILIZACIONES EN MARTE
Por: José Luis Díaz Díaz
INTRODUCCIÓN:
Últimamente estamos muy sensibles con la posibilidad de encontrar, relativamente pronto, algún tipo de vida cerca de nosotros, bien en nuestro Sistema Solar, por medio de meteoritos que impactan con la Tierra, o por medio de posibles “extranjeros” del espacio que nos han visitado o nos visitan en estos momentos y que provienen de algún remoto rincón de la Galaxia.
Nuestra obsesión con demostrar que no estamos solos en el Universo es una constante y parece que una necesidad.
En este aspecto yo no me creo una persona ni creyente en estos temas, ni completamente agnóstico, sino que intento guardar una postura abierta pero razonable, y con ello quiero decir que intento investigar por mi mismo hasta donde tengo conocimientos y posibilidades.
Dentro de la búsqueda de vida extraterrestre uno de los lugares que siempre ha causado sensación, por lo cercano, similar a nuestro planeta o bien por los relatos y películas de ciencia ficción, es Marte.
Marte es el cuarto planeta del Sistema Solar, si empezamos a contar desde el Sol, y va después de la Tierra.
Las investigaciones pasadas y recientes sobre este maravilloso planeta son muchas, y cada vez más exactas debido a los medios tecnológicos que tenemos hoy en día los habitantes de la Tierra. Y gracias a estas investigaciones cada vez sabemos más sobre nuestro planeta vecino y compañero de viaje alrededor del Sol.
Pero para centrarnos en la materia debemos de recorrer un poco la historia de la investigación de este planeta para poder entender, o por lo menos intentarlo, el significado del título de este artículo.
UN POCO DE HISTORIA
Han sido muchas las misiones espaciales dirigidas hacia el planeta Marte para poder sacar fotografías, cartografiar su superficie y posarse sobre él para poder recorrerlo con un robot y poder analizar muestras.
Muchas de las misiones no tuvieron éxito debido a fallos técnicos bien en el despegue, durante su viaje o en el transcurso del acercamiento a su destino, y aunque muchos de estos fallos no han conseguido explicarse con demasiada fortuna y siguen siendo un enigma para muchos científicos, lo cierto es que muchas otras tuvieron éxito y consiguieron lo que se proponían.
Una de las misiones para destacar aquí, por su impacto mediático, fue la “Viking 1, que fue lanzada por la NASA el 20 de agosto de 1975, y que en su trabajo de fotografiar la superficie de Marte mandó la siguiente fotografía a la Tierra para sorpresa de muchos.
Cydonia Mensae
Era realmente sorprendente, aparecía una cara en la fotografía de la zona llamada “Cydonia Mensae”. ¿Podía ser que realmente fuese una especie de esfinge como la de Egipto?, o simplemente y lo más normal ¿una pareidolia que se hubiese formado por medio de las rocas, polvo, y efectos de la luz solar?.
Además, luego aparecieron otras fotografías de la zona, en las que encima se veían lo que parecían ser pirámides dentro de una ciudad. La imagen es la que muestro a continuación.
Cydonia Mensae
En este artículo no quiero entrar en debate o polémica con esta foto, ya que hasta el momento han corrido ríos de tinta por medio de ilustrados en el tema, bien afirmando su autenticidad o bien demostrando científicamente que no existía tal cara ni tales pirámides.
El caso, y para terminar este punto, es que en el 2001 la sonda “Mars Global Surveyor” se aproximó a la zona y sacó la siguiente fotografía para demostrar que efectivamente era un juego de luces, sombras e imaginación humana.
Cydonia Mensae
Y cierto o no, aquí cierro el enigma de la Cara de “Cydonia”.
Volviendo al tema principal, la cuestión es que el 2 de junio de 2003 la ESA (Agencia Espacial Europea) lanzó hacia Marte la misión llamada “Mars Express”, con la intención de cartografiar a mayor resolución la superficie del planeta vecino.
La misión está siendo un éxito y está mandando innumerables fotos en alta resolución de su superficie con asombrosos detalles.
LA INVESTIGACIÓN
Ahora paso a relatar mi investigación que nace con la información encontrada por la red y que habla sobre posibles construcciones en la superficie de un cráter de Marte llamado “Hale”, y se basan en una foto sacada de la página de la ESA dedicada a la misión.
En un principio, y como me gusta investigar por mí mismo, me bajé la foto de alta resolución de la página web de la ESA y me dediqué a ampliar la zona en la que decían se veía una ciudad perfectamente.
Este es el enlace para poder ver la foto vosotros mismos.
Estos son los datos de la fotografía que aparecen en la WEB:
Y la imagen es la siguiente:
Foto 1 
La zona en la que dicen que existen vestigios de una ciudad es la que está en la aprte de abajo de las montañas centrales del cráter.
Lo primero que hice fue ampliar la zona para ver si se veía algo y la imagen con la que me topé fue esta. 
 De la foto 1
Realmente yo lo que veía en esta zona era mucha pixelación de la imagen, cosa habitual cuando se sacan fotografías digitales, que aunque con mucha resolución a la hora de ampliar determinadas zonas los píxeles (cuadraditos) se ven con facilidad y desvirtúan lo que se busca.
Aún así empecé a retocar la imagen para ver si se veía algo lógico, y para ello utilicé el conocido programa de retoque fotográfico el “Adobe Photoshop”.
Primero realicé una inversión de la imagen, es decir la pasé a negativo, luego la trasformé en escala de grises (le quité el color) y por último bajé el brillo y subí el contraste para ver si distinguía alguna especie de estructura por la zona.
Cuál fue mi sorpresa que el resultado de todo este retoque fue el siguiente.


Aparecían claramente dos estructuras que parecían construcciones. Destacar también en la foto otra figura peculiar que sale y que tiene una forma muy regular y parece que no tiene volumen, a la cual he llamado “El Comecoco”.
“El Comecoco”

Todo eso entre otras formas o zonas con posibles estructuras, pero estas eran las que más me llamaron la atención en un principio.
Bien, lo primero es pensar que como con la cara de “Cydonia”, esto es parte de la imaginación humana y que con el pixelado de la imagen se nos forman en la mente estructuras que realmente no existen.
Pero mi interés por este enigma fotográfico llegaba más allá. En todos los sitios de internet que he visitado con este tema todos señalan casi lo mismo, es cierto que ciertas estructuras que indican yo no las veo tan evidentes, pero por lo menos estas dos sí, y otra que está más a la derecha que es la siguiente y que no sabría definir que es.
Estructura 3
Mi pregunta era ¿existirá alguna otra foto de la zona desde diferente perspectiva para poder comparar?. En internet yo no he encontrado a nadie que hubiese intentado buscar otra foto y compararla.
La cuestión era clara si había otra foto y el problema era la pixelación, solucionado no me podrían salir las mismas formas.
Entonces buscando por la página de la ESA encontré esta otra foto del Cráter Hale.
Cuyos datos son los siguientes.
Y la imagen es la siguiente:
Foto 2
Bien, la imagen era desde otra perspectiva y aunque me costara más el intentar colocarla en la misma posición que la otra para poder comparar había que intentarlo para salir de dudas de una vez por todas y dar por concluido el presunto enigma.
Con el mismo programa de retoque fotográfico pasé a girar la imagen para tenerla en una posición similar a la anterior fotografía.
Y conseguí colocarlas en una posición parecida para poder compararlas.

Bien, ahora sólo quedaba aplicar los mismos filtros que en la foto 1 y ver que salía.
Y el resultado fue el siguiente.
¡Increíble! ¡Ahí estaba la misma estructura y con otra perspectiva! Y encima se le notaban otros detalles para complementarla.
 Y además aparecía también “El Comecoco” que se dibujaba sobre la montaña.
Y si nos fijamos muchos más detalles que hacen pensar que eso, sea lo que sea, está ahí y no es producto de la pixelación de imágenes digitales y la imaginación.
La pena es que la otra estructura que estaba más a la izquierda (la estructura 2) no la abarca esta fotografía nueva, pero sí la estructura 3.

La podemos observar girada, pero nítida. Es decir está ahí.
No quedándome conforme quise buscar otra tercera fotografía de la zona, y aunque ha sido difícil encontrarla y tiene menor resolución podría valerme como confirmación.
La foto está en la dirección
Y los datos de ella.
Y la imagen es la siguiente:
Foto 3
Bien, en esta foto se puede observar el cráter completo. Manos a la obra y otra vez a realizar todos los filtros con el programa y luego ampliar la zona.
Retocando otra vez la posición y haciendo zoom sobre la zona, y aunque la foto es de menor resolución nos sale lo siguiente.
Otra vez aparecen la estructura2, la estructura 1 y “El Comecoco”.

Es evidente, sea lo que sea todo eso está ahí en el “Cráter Hale” de Marte.
Panorámica general:

CONCLUSIÓN:
Sin poder concretar lo que es a ciencia cierta, lo cierto es que ahí hay algo. O es algo que la naturaleza ha creado en su afán burlón de engañar a los sentidos del ser humano de esta Tierra o como dice la “Navaja de Ockham”, si hay dos teorías en igualdad de condiciones la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja, y por tanto son restos de construcciones de una civilización que existió en Marte, o que tal vez todavía exista en otro lugar más resguardado del planeta.
El planteamiento sería que si de verdad estamos tan ansiosos de saber si estamos solos en el Universo, lo que deberíamos de hacer es mandar a ese cráter una sonda con mayor resolución, o que bien se acerque más, o hasta se pose en esa zona para ver lo que realmente hay.
O quizás resulte que la gente de la NASA y la ESA ya saben lo que hay y, como con otras cosas, no nos lo quieran contar.
Quizás esto último sea lo más lógico.
NOTA: Si alguien desea el artículo completo en PDF y alta calidad que me lo pida.

¿Por qué esta vez nos hemos salvado de la Tormenta Solar?

24 de febrero de 2011.

Fue una simple cuestión de suerte. De campos magnéticos alineados de tal modo que toda la energía enviada por el Sol se desvió de forma inocente hacia los polos de la Tierra. Si el ángulo relativo de los dos campos (el de las partículas solares y el terrestre) hubiera sido otro, las cosas se habrían podido poner muy feas para nosotros. Ahora, y una vez pasado el peligro, los científicos miran al futuro con preocupación.

La "Tormenta de San Valentín" sólo ha sido la primera de un ciclo solar, el número 24, que acaba de comenzar y que se prevé mucho más activo que el anterior. Se calcula que, en los próximos meses, se producirán no menos de 1.700 tormentas solares de igual o mayor intensidad de la que nos dejó milagrosamente indemnes la semana pasada.

El pasado 14 de febrero, justo a tiempo para San Valentín, la sonda SDO (Solar Dynamics Observatory) de la NASA fue testigo de una potente erupción solar que apuntaba directamente a la Tierra. Los instrumentos de la nave detectaron una llamarada masiva de clase X, la más potente de cuantas es capaz de emitir el Sol y la mayor detectada durante los últimos cuatro años.


 
Los expertos lo tienen claro. La tormenta fue tan débil porque las líneas del campo magnético de la llamarada solar estaban alineadas en paralelo con las del campo terrestre. Cuando el Sol envía, como hizo el pasado día 14, una enorme masa de plasma ardiente hacia nuestro mundo (lo que se conoce como una eyección de masa coronal), las partículas que la componen tienen su propio campo magnético, independiente de los de la Tierra o el propio Sol. Y resulta que los astrónomos, hoy por hoy, son incapaces de determinar la dirección del campo magnético del plasma hasta el momento mismo de su impacto contra la Tierra.

Si el campo magnético del chorro de plasma resulta ser, como fue la semana pasada, paralelo al de la Tierra, las partículas cargadas procedentes del Sol serán bloqueadas por el escudo magnético natural de la Tierra y no podrán penetrar a través de la magnetosfera. Sin embargo, una llamarada idéntica a la que se produjo el día de San Valentín, pero con un campo magnético con dirección perpendicular al nuestro, habría causado una tormenta infinitamente más fuerte.

"Si el campo magnético del plasma está en paralelo al nuestro -explica el experto en climatología espacial Juha-Pekka Luntama, de la Agencia Espacial Europea- entonces los escudos están levantados y estaremos bien protegidos". Pero la próxima vez podríamos no ser tan afortunados en cuanto a su alineación.
Fuente: ABC.ES

viernes, 25 de febrero de 2011

La NASA pondrá un Androide en el Espacio

25 de febrero de 2011.

El Robonaut 2 de la NASA está preparado y listo para su lanzamiento a bordo del transbordador espacial Discovery en febrero o marzo de 2011. R2 es tan listo que va air al espacio antes de que se terminen sus piernas.


"Las piernas del robot no están listas todavía", dice Rob Ambrosio de Centro Johnson de la NASA. Todavía las estamos probando y mejorando. "Pero habrá un montón de R2 para fabricar mientras se espera a sus extremidades inferiores". R2 será el primer robot humanoide para viajar y trabajar en el espacio.  

Este robot con el tiempo se convertirá en la tripulación de las naves y transbordadores espaciales.

Gracias a las piernas y algunas otras mejoras se espera que R2 tenga un futuro brillante en la nueva era espacial. El objetivo final es que R2 pueda ayudar a los astronautas tanto dentro de la Estación Espacial Internacional (ISS) como en las salidas al exterior y en los vehículos de reconocimiento exterior llamados (EVAs).


Pero primero el Robot debe de avanzar paso a paso, como un estudiante en una escuela para ir adquiriendo sus habilidades en el espacio.

En principio, al no tener piernas, irá montado sobre un pedestal.



Fuente y más información en: science.nasa.gov
http://science.nasa.gov/science-news/science-at-nasa/2011/31jan_r2/

lunes, 21 de febrero de 2011

Los científicos avisan de una posible tormenta solar catastrófica

Los científicos alertan de la posibilidad de una tormenta solar catastrófica

(Extracto de la noticia)

El fenómeno tiene la potencia necesaria para acabar, de un solo golpe, con la tecnología del mundo moderno


Los expertos están, esta vez, todos de acuerdo. Una tormenta geomagnética como la que se produjo en la Tierra el pasado martes no es un fenómeno aislado. Y a pesar de que la que nos golpeó la semana pasada, hasta ahora la más potente del actual ciclo solar, no tuvo mayores consecuencias, en futuras ocasiones podríamos no tener tanta suerte. Un fenómeno similar, en efecto, tiene la potencia necesaria para acabar, de un solo golpe, con la sociedad tecnológica del mundo moderno.

Una tormenta solar lo suficientemente fuerte, en efecto, podría desestabilizar, incluso de forma catastrófica, una buena parte de nuestra tecnología. El mundo moderno, afirmaron el sábado diversos especialistas durante la reunión de la Sociedad Americana para el Avance de las Ciencias (AAAS), depende en exceso de la red de satélites. Navegación marítima y aérea, sincronización entre computadoras, redes de telecomunicaciones, sistemas GPS, aparatos electrónicos de todo tipo... Tecnologías, todas ellas, extremadamente vulnerables a los "cambios de tiempo" espacial.

Las consecuencias serían nefastas, en caso de una gran tormenta solar, para la red de satélites que orbitan la Tierra, muchos de los cuales quedarían literalmente "achicharrados", pero también para las centrales eléctricas de todo el mundo, cuyos transformadores quedarían inutilizados provocando cortes en el suministro de electricidad que podrían durar semanas, e incluso meses. (Continua)

Leer la noticia completa en el enlace.

Fuente: ABC.ES

¿Nibiru, Estrella Enana, Tyche, Noveno Planeta?

Ya hace bastantes años que se despertó el interés por la búsqueda de el famoso Planeta X. Esto es debido a que las órbitas de Urano y Meptuno están siendo afectadas por algún cuerpo que hace modificar sus movimeintos y trayectorias, así como la de los cometas que provienen de la Nube de Oort.

Las trayectorias de estos planetas son conocidas pero los astrónomos dicen que sus irregularidades deben ser por las fuerzas que ejerce algo detás de ellos.

NIBIRU

Hace ya algún tiempo Zecharia Sitchin, basándose en la idea de que las civilizaciones antiguas como la Sumeria, que habrían obtenido sus conocimientos y su desarrollo gracias a hipotéticos contactos con extraterrestres, propone la existencia de un planeta gigante exterior llamado "Nibiru". Sin embargo, esta última descripción es considerada inverosímil por científicos e historiadores. Para más información bucar en Google información sobre Nibiru.

ENANA MARRÓN

Casualmente en los últimos tiempos algunos científicos están hablando de que nuestro sistema solar es binario y una pequeña estrella o enana marrón, llamada Némesis, acompaña al Sol en una órbita elíptica. Una estrella marron es un Sol fallido que tiene poca masa y no brilla y no se puede ver claramente. Némesis no es Nibiru, es otra cosa. Pero si existiera afectaría muy mucho al equilibrio del Sistema Solar. Para más información bucar en Google información sobre Enana Marrón en el Sistema Solar

TYCHE

Dos científicos, John Matese y Daniel Whitmire, de la Universidad de Lousiana-Lafayette, sugirieron hace una década la posibilidad de que un planeta gigante, cuatro veces el tamaño de la Tierra, al que bautizaron como Tyche, pueda estar escondido en los confines de nuestro Sistema Solar. Según los investigadores, la presencia de este planeta explicaría la inusual órbita de algunos cometas que se originan en la nube de Oort. Sin embargo, nunca nadie ha dado con este misterioso mundo.



La cuestión es que últimamanete se vuelve a habalar de este tema pues en el  diario inglés  The Independent  se habla del descubrimiento que ha debido de realizar  la misión espacial de la NASA WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer), un telescopio infrarrojo en órbita desde diciembre de 2009 según los datos obtenidos por dicho telescopio. La misión de WISE ha sido cartografiar el cielo en el infrarrojo, obteniendo millón y medio de imágenes que proporcionan una completa visión de las fuentes de emisión térmica que solemos ver en ese rango.

Sin embargo la NASA se ha visto obligada a desmentir que WISE lo haya encontrado recientemente. Y dicen que es cierto que WISE podría encontrar algo como lo que Matese y Whitmire proponen, pero que el procesado de las imágenes y todo el análisis de los datos es un trabajo que se irá haciendo a lo largo de estos dos próximos años. Así que por el momento nada.

Mientras tanto, Tyche sigue siendo un misterio. Si existiera, sería aún mayor que Júpiter y su órbita estaría 15.000 veces más lejos del Sol que la de la Tierra y sería uno de los descubrimientos más grandes de nuestra humanidad.